CHOTOKU KYAN




n. Okinawa, Japón, 1870 - f. 1945




Chotoku Kyan nació en diciembre de 1870 en Shuri, Okinawa. Fue el tercer hijo de los Kyan y undécimo descendiente del rey Shosei del reino de las islas Ryukyu. Su padre, Chofu Kyan, tenía el puesto de Administrador de la familia del Sr. Shotai el último de la familia real del archipiélago Ryukyu. Chofu Kyan era versado en clásicos chinos, en artes y caligrafía japonesa y al mismo tiempo era un excelente karateca.

A la edad de 12 años C. Kyan se dirigió a Tokio con su padre para estudiar clásicos chinos hasta cumplir los 16 años, cuando regresó a Okinawa. Chotoku Kyan era de estatura pequeña y no gozaba de buena salud. Su padre pensaba para aspirar a convertirse en el honorable samurai que debía ser, como descendiente de la familia real, su salud debería mejorar. Con este propósito lo sacaba afuera en los días de mucho frío en invierno y lo entrenaba en karate y sumo.

Cuando su padre regresó a Okinawa su hijo tenía cerca de 20 años. Pensó que debería de practicar karate regularmente, recomendándole el camino a seguir para transformar su debilidad en fortaleza.

En aquella época había en Okinawa tres karatecas notables Sokón Matsumura y Anko Itosu, ambos en Shuri y Pechin Oyadomari en Naha. Pidiéndole su padre a los tres maestros que entrenaran a su hijo en karateKyan aprendió karate rápidamente, absorbiendo al mismo tiempo los estilos Tomarite y el Shuri-te. En pocos años fue capaz de dominar los secretos del karate que podían ser utilizados con mayor efectividad por un hombre pequeño como él. 

A los 30 años se convirtió en persona distinguida en todo Shuri y Naha.

A causa de la reforma del sistema  social llevada a cargo por el Gobierno de Meiji, la mayoría de los señores feudales y samurais fueron privados de sus privilegios sociales y de sus apoyos económicos. Por esta causa, la familia de Kyan se vieó obligada a mudarse a la villa de Yomitán donde eran dueños de una pequeña propiedad. 

Kyan logró asimilar el kata Kusankú de un experto karateca llamado Yara. Además de su maestría en Kusankú, Kyan inventó un shodan zuki especial (golpe de puño hacia arriba). Realmente había encontrado la forma de transformar su comlexión física como ventaja y la había aprovechado al máximo mediante el entrenamiento duro y la creatividad. Una de sus formas de práctica conocidas, era la de practicar kumite de espaldas a un arroyo, para obligarse a desplazamientos laterales. Llegó a ser un experto del arte del tai-sabaki (esquivar los embates del oponente).

Durante los años siguientes, Kyan enseñó karate a la gente joven de la villa y también en la estación policial de Kadena y en otros lugares. Fue quien introdujo el kata Anankú, existiendo versiones que lo mencionan, incluso, como su creador. Fue uno de los principales sensei del Gran Maestro Shoshin Nagamine, fundador del Matsubayashi-ryu.

Chotoku Kyan fallece en la parte norte de Okinawa el 20 de Setiembre de 1945 a la edad de 74 años.