El desarrollo de Kumite


Esta es la primer entrega de una serie de artículos,
desarrollados por Roberto Cachón,
que cubrirá los principales aspectos a tener en cuenta
para el desarrollo del Kumite.



El desarrollo natural de las técnicas de karate conduce a la modificación del estado de conciencia de los movimientos. Mediante la práctica y la repetición, dichos movimientos se ejecutarán más allá de la presencia del "yo". Cuando esto ocurre, los movimientos, ya sea durante la práctica o durante el combate, se transforman en reacciones de segunda naturaleza, o instintivas.

A continuación se enumeran, en una pequeña lista, los aspectos principales a evaluar y tener en cuenta para el estudio y el desarrollo de nuestra práctica de kumite.

  1. La condición física.
  2. La velocidad y la potencia.
  3. La agilidad.
  4. La flexibilidad.
  5. El estado de alerta.
  6. La posición de guardia desde el ataque o la defensa.
  7. Los desplazamientos.
  8. La actitud.
  9. Los keris y el uso de la pierna (en técnicas simples o en combinación).
  10. Las diferentes técnicas de puño (simple o en combinación).
  11. La técnica. Ataques, defensas, ofensiva total.
En sucesivas entregas iremos desarrollando estos puntos. La idea que hay detrás de este desarrollo, no es buscar una técnica "perfecta", sino más bien una que sea simple, mecanicamente funcional a la complexión física de cada uno y conveniente para el artista marcial.

Podemos destacar tres fases distintas en el aprendizaje de las habilidades motrices:
  • El desarrollo de la coordinación en general; aprender la acción motriz.
  • El desarrollo de una coordinacion refinada, perfeccionar la accion motriz.
  • Estabilizar la coordinación refinada, y desarrollar su disponibilidad en diferentes circunstancias.



No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.
No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.