Entrevistas con Choki Motobu

En el año 1936, en pleno apogeo del karate, los nuevos maestros de ese entonces, tanto de Naha-te como de Shuri-te, estaban embarcados en sentar las bases de un karate que fuera, sobre todo, práctico, depurando aquello que no contribuyera a tal fin. Con tal motivo (tal como se refiere en el sitio web de Motobu-ryu) decidieron entrevistarse con quien, con más de 60 años, era en ese entonces el principal exponente del karate de combate, centrado en la defensa personal: Choki Motobu. La cita quedó fijada para los días 7 de cada mes, a las 20:00 horas en el restorán Tsuji Uenoro. Entre los asistentes se contaban: Shoshin Nagamine, Angi Uezu, Taro Shimabukuro y Ryokichi Miyazato, entre otros.

Se cuenta que después de la cena y la entrevista, Motobu realizaba demostraciones prácticas con sus jóvenes contertulios,  derribándolos uno tras otro. 

Los siguientes fragmentos son parte de las conversaciones allí mantenidas, conservadas en los archivos de la Prefectura de Okinawa. En ellos podemos acceder, de primera mano a varias anécdotas de la vida del legendario maestro.


1. La pregunta de Matsumora y los 10 yen

Cuando yo tenía 20 años, Kameya, Yabul y mi hermano mayor (Choyu Motobu) fueron a solicitarle instrucción a Matsumora Sensei, en Tomari. Matsumora Sensei les planteó, como cuestión que debían resolver, cuál era la forma de bloquear un determinado ataque. Yo me enteré que hacía más de una semana que los tres intentaban intensa e infructuosamente encontrar la respuesta.


Así que les dije: "Yo puedo hacerlo en el acto. Es como comer un trozo de pastel." Mi hermano mayor y sus amigos se enojaron bastante acerca de lo que dije. Me retaron: "Te apostamos 10 yen a que no p
uedes bloquear el ataque." Así, todos partimos a casa de Matsumora Sensei y yo le pregunté: "¿Me permitiría que le muestre como bloquear ese ataque frente a usted? Creo que sé la respuesta a la pregunta de la tarea que planteó a mi hermano y sus amigos el otro día." Entonces ejecuté la técnica, bloqueando fácilmente el ataque.

Matsumora quedó atónito, y entonces se desarrolló el siguiente diálogo:
"¿Cómo descubriste esta respuesta? Yo nunca enseñé a nadie esta técnica antes. ¿Quién es tu maestro?", me preguntó.
"Mi sensei es Itosu", le contesté.
"Conozco a Itosu muy bien. ¿Puedes traer a Itosu aquí ya que eres su discípulo?"
"Sí, puedo", le respondí.

Así que llevé a Itosu a casa de Matsumora. Y Matsumora le dice::
"Este joven es muy talentoso. Tiene un gran futuro. Entrenémoslo juntos."

Después de eso, recibí instrucción de Matsumora Sensei. Itosu me dijo: "Matsumora es verdaderamente un gran bushi". Él siempre alababa a Matsumora.

Así fue como gané la apuesta, y me hice con los 10 yenes (risas).

En un combate real no existe tal cosa como bloquear con la mano izquierda y golpear con la mano derecha, o bloquear con la mano derecha y golpear con la izquierda. La mano que se utiliza para bloquear también debe atacar al enemigo al mismo tiempo. Tiene que ser un único movimiento, no dos movimientos separados. El kumite se limita a imitar los kata. Eso no funciona en absoluto cuando se trata de la defensa personal.


2. Motobu golpea a Matsumora

Alguien plantea a Motobu la siguiente pregunta:

"Mi padre solía decir con frecuencia que Ud. era un verdadero bushi, un samurai. También me contaba que Matsumora recordaba: 'Cuando Choki Motobu venía a mi casa, practicábamos kumite. Motobu me golpeó en el rostro una vez, durante esta práctica. Realmente me asombraba de las habilidades marciales que Motobu exhibía a pesar de su corta edad.' Matsumora siempre alababa sus habilidades. ¿Es cierta esta historia?


Motobu responde:

Esto ocurrió cuando yo tenía 19 años. Fui a lo de Matsumora con Tamashiro, un luchador de sumo, y recibí entrenamiento de kumite. Matsumora Sensei me lanzó un golpe de puño. Mi mano bloqueó el golpe y a su vez golpeó directamente en la cara de Sensei. Sus dientes comenzaron a sangrar inmediatamente y yo di un paso atrás, disculpándome: 'Lo siento mucho, Sensei.' Pero Sensei insistió: 'No se detenga, continue atacando y golpeándome continuamente.' Entonces me sentí muy bien, y continuamos con el entrenamiento. Es una historia real. Nunca conté a nadie este incidente, pero Yabu (se refiere a Yabu Kentsu) solía decirme que él conocía la historia.

Había también un bushi llamado Kameya, de Shuri Kubagawa. Era diez años mayor que yo y muy fuerte. Yo apenas podía, usando mis dos manos, bloquear su ataque. Solía tratarme bastante mal cuando yo tenía entre dieciocho y veintidós años, así que entrené y entrené muy duro. Cuando cumplí veintitrés ya no pudo vencerme nunca más.



3. Motobu es rodeado por un grupo armado con bo

Cuando fui al festival de Nishibaru Onaha, con varias personas, incluyendo el respetable anciano Itarashiki, no presté mucha atención a un grupo de hombres armados con bo, que hablaban algo a mis espaldas. De pronto se acercaron y me golpearon en la mano con un bo. El bo rebotó y me golpeó en la ingle. Caí de rodillas soportando el dolor. Tan pronto como el dolor se alivió derribé a uno que estaba detrás de mí, y ahí comenzó la trifulca.



Cerca de setenta u ochena hombres con bo nos rodearon de inmediato y comenzaron a atacarnos. Los que venían conmigo al festival escaparon de inmediato, por lo que tuve que luchar contra todos esos enemigos solo. En un momento salté sobre una valla de piedras y me escondí entre unos arbustos. Más tarde, me encontré con gente que venía con linternas, buscándome. Pensaban: 'Motobu debe estar muerto luego de esta trifulca.' Mis padres estaban entre ellos y yo no quería que mis padres se preocuparan por mí, así que llené las mangas de mi kimono con arena, para eliminar todas las arrugas y alisarlas, después de la brutal pelea. Y dije a mis padres: '¡No pasó nada, no hubo ningún disturbio!' Pero sí que había habido, y había sido brutal.



4. Cuando Motobu deja inconsciente a un boxeador extranjero


Creo que fue en 1923. Fui a ver una pelea del boxeador John "algo",en Kyoto (el nombre del boxeador era John Kentel). El boxeador pelaba contra un practicante de
Judo. El boxeador era muy lento, parecía un amateur, así que me postulé como desafiante y aposté dinero en la pelea. Yo entonces tenía más de cincuenta años. Ese día no pude pelear así que volví al día siguiente. Cuando le dije al árbitro que lucharía sin guantes, el boxeador me miró con desprecio y me trató como a un niño, agarrándome la nariz y retorciéndome la mejilla. Durante el primer round no pelee seriamente.


Cuando comenzó el segundo round, pensé: 'Si este extranjero me derrota, voy a defraudar tanto al karate como a Okinawa. Tengo que derrotarlo.' Y me decidí a terminar la pelea. Tan pronto como vino hacia mí, dispuesto a atacarme con toda su potencia, lo golpee en la sien, muy duro. Allí mismo colapsó. Los espectadores estaban excitadísimos, estalló un aplauso atronador, comenzaron a lanzarme sus almohadones, su cigarreras, bolsas de monedas y otras cosas.


Fue un evento muy excitante. Era un boxeador grande, medía más de un metro ochenta, y había sido knockeado por una sola técnica de karate.


Varios periódicos dijeron que golpee al boxeador con la mano abierta. Pero no fue así. Lo hice con el puño; lo que ocurrió es que el golpe fue tan rápido, que los espectadores no pudieron verlo. Fue como un relámpago.


La esencia del karate está en moverse con suavidad, como casualmente y explosivamente golpear al enemigo cuando se presenta la oportunidad. Así es el karate jissen (de defensa personal, o de combate real).




Puedes continuar leyendo...

Reseña biográfica de Kosaku Matsumora